¿Sabes que eres una ardillita reticulada?